Un estudio reveló una peculiar manera para convertir en almidón las harinas del pan que provocan que se gane peso.

Si te encanta el pan blanco y sueñas con poder comerlo sin engordar aquí te decimos qué es lo que tienes que hacer para poder comer lo que quieras sin que te preocupes por subir de peso.

Primero, es importante que sepamos que lo que causa que el pan engorde es que este tipo de masas se absorben rápidamente por el organismo y se convierten directamente en glucosa en el organismo, lo que se traduce en un aumento de peso.

 

El pan blanco, o de caja, es rico en este tipo de harinas, por lo que se recomienda que sustituya por un pan integral,de acuerdo a un estudio, el consumo de este tipo de productos disminuye las grasas saturadas en el organismo e incluso pueden favorecer la digestión.

Pero si eres de las que no toleran el sabor de dicho producto y prefieres el pan blanco, existe un truco para hacer que las grasas no se conviertan en glucosa, lo único que tienes que hacer es congelar las rebanadas pues, las investigaciones indican que el pan blanco congelado puede reducir hasta un 39% el índice glicémico e incluso, produce un efecto similar al de la fibra.

Belinda Santos, especialista en Nutrición refuerza esta teoría en un artículo publicado por la revista Elle, en España al ser cuestionada sobre la veracidad de esta teoría.

“Sí, así es”, afirmó Santos. “El pan está formando principalmente por el almidón de la harina, que en el proceso de cocido ha absorbido agua en el interior de los gránulos de almidón y se ha modificado la estructura haciéndose fácilmente digestible”, explicó.